Gran parte de los medicamentos que implementan el sistema de recubrimiento estético están enfocados en un público especial que, dado que no conocen mucho del mundo, se guían por la apariencia de los elementos que van a ingerir; por supuesto que nos referimos a los niños, un grupo poblacional que representa los mayores dolores de cabeza para los investigadores, pues deben hallar la manera de adaptar las pastillas que son enfocadas en los adultos en algo digerible en infantes.

Ya no solo es un reto disminuir los efectos de un químico para que no afecten un organismo en desarrollo ni causen consecuencias que su sistema inmunológico no logre manejar, sino que se requiere que estéticamente el comprimido tenga una apariencia que le resulte familiar y atractiva, de forma que no lo rechacen, vomiten o expulsen a la fuerza. Es común que un padre deba idear estrategias de persuasión, engaño o amenaza con el fin de que el menor consuma la pastilla que aliviará sus malestares, algo que genera incomodidad y retrasa el procedimiento terapéutico.

Las causas de esto se resumen en que una pastilla blanca, con un mal sabor o sin algún logo que indique que es dulce para el organismo no le traerá confianza a un infante y sinápticamente la asocia con algo desagradable, en especial si antes ha tenido malas experiencias con comprimidos sin los adecuados sistemas de revestimiento farmacéutico y llegaron a percibir o ver como alguien mayor hacía gestos de desagrado después de consumirlas.

Para que sus consumidores eviten problemas y sus productos sean populares entre los padres con niños pequeños que requieren de algún fármaco, recomendamos implementar de inmediato el sistema ST de EasyCoat, un recubrimiento farmacéutico especializado en agregar una capa de protección al medicamento y cuidar su estética, con el fin de que logre captar la atención y el gusto de los infantes.

Ventajas del sistema de recubrimiento estético en los medicamentos para niños

Apariencia

Los medicamentos para niños deben poseer una apariencia apropiada con el fin de que al ver que lo van a consumir no lo confundan con una pastilla desagradable, por ello es necesario emplear colores vivos y que llamen la atención, por ejemplo, tonalidades rojizas o amarillas que hagan que el infante las asimile con dulces que le resulten agradables; lo mejor es evitar el verde, azul o la mezcla de blanco y rojo que rápidamente el cerebro joven relaciona con verduras o químicos.

Olor

Muchos fármacos empleados en los medicamentos de ingesta oral tienen un olor que si bien no resulta repugnante no es precisamente agradable a los sentidos olfativos, especialmente si aún se está descubriendo los olores; es común que instintivamente los niños perciban lo que van a ingerir en su cuerpo con la nariz, y sin importar si es algo muy parecido a un dulce va a rechazarlo si no le gusta lo que percibe.

Afortunadamente, con la inclusión de un sistema de recubrimiento estético es posible encapsular los olores de los químicos e impedir que lleguen a los sentidos olfativos, de forma que al olerlo no les llegue nada y sea menos sospechoso para el infante, facilitando su ingesta y manteniendo equilibrado el tratamiento.

Sabor

Igual que el olor, los núcleos activos contienen partículas que detectan las papilas gustativas y las asimilan con algo desagradable incitando a escupir el medicamento o causando nauseas que induzcan el vómito e impidan que los componentes sean absorbidos en el estómago. Para evitar esto, es necesario encapsular los ingredientes de forma que no entren en contacto con los sentidos del joven. Si bien los niños esperan algo dulce debido a lo que vieron y reciben algo sin sabor, es preferible a que perciban un gusto amargo.

Ventajas a nivel farmacéutico

No todas las ventajas tienen que ver con las facilidades de administración del medicamento, también hay que tener en cuenta los beneficios a nivel terapéutico que aporta el sistema de recubrimiento estético:

Protección del medicamento a la humedad

Cuando se trata de un medicamento enfocado en los niños es importante mantener la seguridad ya que una mínima alteración tendrá consecuencias graves que empeoren la enfermedad o generen efectos secundarios que difícilmente se corrijan en el corto plazo y requieren de un tratamiento más exhaustivo. Para conseguir una protección apropiada, el primer paso es defenderla de los agentes externos que le causan daños al comprimido. Este recubrimiento permite defender contra la humedad, los rayos UV, bacterias, entre otros.

Liberación inmediata

El recubrimiento estético posee un sistema de liberación más inmediato, lo que supone que el núcleo activo reacciona con el cuerpo en menos tiempo, aumentando la biodisponibilidad y mejorando los resultados a nivel terapéutico.

Existen muchos más beneficios del sistema de recubrimiento estético de EasyCoat, si desea conocer información o solicitar una cotización, escríbanos al formulario que encontrará en la sección de contacto o visítenos en las oficinas de Monterrey, Guadalajara, Hidalgo y CDMX.