EasyCoat®, división dedicada a la fabricación de materias primas de la multinacional alemana DVA, durante más de 15 años ha estado comprometida con la elaboración de diferentes tipos de recubrimientos farmacéuticos que buscan potenciar las funcionalidades de los diferentes compuestos químicos que estructuran al medicamento, dándole la facilidad de ser más consumible, de tener menor tiempo de acción y en definitiva de darle un plus a los medicamentos para que sean más comercializables en la población.

En definitiva, los sistemas de recubrimiento farmacéutico son los elementos más ideales para garantizar que los fármacos serán consumidos por los usuarios al mismo tiempo que se buscan proteger los elementos activos que lo componen, todo esto sin interferir en los procesos químicos que resultan en la mejora del estado de salud de las personas, al aliviarles dolores, frenar el paso de ciertas enfermedades y regular los ciclos vitales que permiten el desarrollo de la vida.

Si no se aplicara el recubrimiento farmacéutico, los medicamentos no tendrían colores que los diferenciarán de la competencia, no serían atractivos para los consumidores, no tendrían la capacidad de actuar a los pocos minutos de su ingesta y los ingredientes que los componen podrían desintegrarse o contaminarse antes de consumirla lo que haría que perdieran sus efectos e incluso conlleva a considerarlas como un veneno de ser consumidas; por lo que no analizar las diferentes clases de recubrimientos que existen sería una pésima decisión.

En esta oportunidad, le indicaremos los diferentes tipos de recubrimientos farmacéuticos que comercializamos en EasyCoat®, de forma tal que pueda comprender la importancia que tienen en la industria y la manera en la que benefician al mercado de la farmacéutica.

¿Qué tipos existen?

La gran ventaja que poseen los recubrimientos es que no cumplen una única función, sino que, en su conjunto, logran cambiar un producto farmacéutico poco comercial y que pierde fácilmente sus propiedades a uno que sea atractivo para el público, que posea la capacidad de resistir en diferentes condiciones ambientales y diluirse con facilidad en el estómago para cumplir con el objetivo con el que se diseñó.

En ese sentido, existen diversos tipos de recubrimientos farmacéuticos que son destacables y que mencionaremos a continuación:

EasyCoat® ST

Se trata de un sistema de liberación inmediata, es decir, que se compone de un recubrimiento superficial que le otorga colores atractivos que cumplen con funciones de marketing para ser reconocidos por más personas y generar una imagen de marca, además, es muy útil para los niños, quienes no están familiarizados con medicamentos de colores opacos y prefieren colores brillantes que les recuerden a los dulces, facilitando en gran medida su tratamiento.

Esta capa superficial que recubre al medicamento es de fácil disolución, por lo que logra proteger a los ingredientes activos del fármaco y a su vez diluirse fácilmente en el organismo para que los compuestos se liberan en el cuerpo y actúen en lo que tiene que actuar y dando resultados óptimos en muy corto tiempo.

EasyCoat® NT

Este sistema de recubrimiento es uno de los más útiles cuando se trata de prevención de enfermedades gástricas, las cuales son muy frecuentes cuando los medicamentos se diluyen en el estómago, generando una reacción química que desemboca en una irritación de la mucosa gástrica; para solucionar esto, retrasa la disolución hasta cuando se llega al medio más alcalino del intestino delgado; en donde recibe una mejor absorción y no produce daños en los compuestos del organismo.

EasyCoat® MT

Se trata de un sistema de recubrimiento que se diseña para proteger apropiadamente la composición del fármaco del ambiente; esto se refiere a la protección contra las condiciones de humedad que se presencian en el ambiente y que, de entrar en contacto con el fármaco, generarían la acumulación de moho u otros organismos que se alimenten del fármaco y lo contaminen, haciendo imposible su consumo. Esto además tiene beneficios en la estabilidad del medicamento, generando que la calidad del fármaco mejore considerablemente.

Así mismo, los diferentes tipos de recubrimientos farmacéuticos que se comercializan tienen otro tipo de ventajas, a continuación, mencionamos algunas de ellas:

  • Reduce las dosis necesarias para controlar una enfermedad dado que no se pierden los compuestos durante la disolución.
  • Dado que llegan a ser más amigables estéticamente con los pacientes, ayudan a mejorar la adherencia al tratamiento.
  • Puede aumentar significativamente la vida útil de los medicamentos.

Si usted desea adquirir estos beneficios de los diferentes tipos de recubrimientos farmacéuticos, contáctese con nosotros a través del formulario de contacto que se encuentra al final de nuestra página de inicio o a los datos específicos de cada región en la que tenemos presencia, (Monterrey, Guadalajara e Hidalgo).