4 aspectos cruciales del proceso de recubrimiento de película

 

Actualmente, la aplicación de un sistema de recubrimientos preformulados en medicamentos es crucial tanto para la industria farmacéutica como para la sociedad en general. La razón son sus funciones: controlar la liberación del principio activo, proporcionar sabor y color, facilitar su manipulación y durabilidad, entre otras. En el pasado y aún en nuestros días se usó el recubrimiento azucarado y, actualmente, hay otras opciones, como el recubrimiento en seco o de lecho fluidizado, pero el más utilizado es el recubrimiento de película, del que hablaremos a continuación.

 

Equipos de recubrimiento de película

 

Dos componentes importantes del sistema de recubrimiento de película son el sistema de pulverización, bandeja, colector de polvo con controles y unidad de tratamiento de aire. Igual se usan controladores de humedad según la aplicación. En el caso de la bandeja, consiste en un tambor rotatorio perforado en el interior de una cabina, que permite controlar parámetros en el tambor, como presión, caudal de aire, velocidad de giro y temperatura.

 

La aplicación del sistema de recubrimientos preformulados inicia con la colocación de lotes de medicamentos en el tambor. Las tabletas están calentadas en un flujo de aire y se permite el asentamiento del polvo con temperaturas que oscilan entre 40 °C y 46 °C, lo que toma un cuarto de hora. En el tambor hay pistolas pulverizadoras que producen una neblina fina del recubrimiento que, al tener contacto con el medicamento, se seca. La niebla es evaporada con agua o solvente y se torna en película fina al solidificarse.

 

La pulverización se realiza uniformemente y de manera ligera para obtener una capa robusta y densa. Esto requiere desde algunos minutos hasta varias horas según el recubrimiento usado, velocidad del tambor, presión, temperatura, entre otros parámetros que es necesario controlar en todo el proceso. Es importante que no haya interrupciones, ya que ocurrirían defectos en los medicamentos.

 

Distribución del recubrimiento

 

La distribución del recubrimiento sobre la tableta tiene que ser uniforme, lo que requiere de pistolas pulverizadores que usan aire comprimido para atomizar el sistema de recubrimientos preformulados. Hay tres tipos en la industria: dos, tres o cuatro puertos. El primer tipo es el más sencillo y destaca por su puerto para el aire y otro para la solución líquido.

 

La pistola de tres puertos destaca por el control independiente de la activación de la pulverización y de la presión de atomización. De esta manera, es posible controlar la cobertura del pulverizador. En el caso del equipo de cuatro puertos, uno es para el líquido y los demás para el aire. Destacan por el control independiente tanto de la atomización, presión de activación y tamaño de pulverización.

 

Dosis de pulverización

 

Es importante monitorear el volumen de pulverización, principalmente en sistemas de película acuosa, debido a que las variaciones en la dosis derivan en defectos, como erosión, picado, pegado y piel de naranja a causa de la alta humedad en el medicamento. El control de las dosis se realiza usualmente mediante bombas peristálticas, que destacan por su precisión, su fácil limpieza y reemplazo de tuberías para que no haya contaminación cruzada entre los recubrimientos.

 

Si se controla la utilización de la utilización de recubrimiento es posible monitorear la dosis. De esta manera, al inspeccionar los primeros lotes, es posible corroborar la velocidad de giro de la mencionada bomba. Es importante que la bandeja esté completamente cargada durante el proceso para que el ingreso directo del aire al conducto de extracción o al lecho, evitando gastos excesivos de energía que vuelven ineficaz el secado.

 

Para que no ocurran problemas por cargas incorrectas de la bandeja, es común usar un sistema multibandeja con tambores de distintas dimensiones para permitir lotes de varios tamaños.

 

Pistolas

 

Los tambores pueden tener varias pistolas cuya configuración correcta es crucial. Su distancia tiene que ser adecuada al igual que la distancia con el lecho para lograr un buen ancho de pulverización, de lo contrario, no sería uniforme. Si la anchura es excesiva, la zona de pulverización tendrá una superposición y la pulverización caería en zonas no elegidas, lo que conlleva derroches de material y defectos de aplicación.  Lo ideal es que el patrón de pulverización sea igual a la superficie del medicamento y se cubra casi por completo su lecho.

 

Antes de iniciar el proceso de recubrimiento farmacéutico de película, es necesario configurar las pistolas. La revisión de la dosis es crucial para cada una. Tienen que ajustarse en caso de variaciones mayores que el 10% en la dosis entre cada una. Es importante que la presión en el interior del tambor sea menor a la presión del aire de entrada, lo que requiere su control continuo durante la aplicación. Tanto las presiones negativas como negativas tienen que evitarse para que no haya problemas, como la contaminación del entorno al abrirse el tambor.

 

Si necesitan un recubrimiento entérico de tabletas u otras opciones con diferentes características, adquieran los sistemas de EasyCoat de DVA. Soliciten más información o una cotización al (81) 8386 6575 para nuestra sucursal en Monterrey o completen el formulario disponible en nuestro sitio web.

 

¿Por qué hay variedad de colores en los medicamentos?

recubrimiento en la industria farmacéutica

Los medicamentos y fármacos han estado con nosotros desde hace mucho tiempo; se trata de una de las más grandes revoluciones de la medicina moderna y el factor principal por el que la esperanza de vida se ha logrado aumentar considerablemente y diversas enfermedades se han podido erradicar completamente de la faz de la tierra. Es tan importante este avance que ha representado un antes y un después en la sociedad, incluso un cambio en sus rutinas de vida.

Hay medicamentos para todo tipo de problemas, antigripales, contra el dolor, que repelen alergias, los que luchan contra enfermedades mortíferas, aquellos que regulan la actividad del cuerpo, los que retrasan los efectos de una patología, los que regulan el estado mental y un largo etcétera de funciones terapéuticas que han desarrollado cientos de laboratorios a lo largo y ancho del planeta; pero, entre tantos medicamentos, ¿cómo diferenciarlos a todos? ¿de qué manera se puede diferenciar al antihistamínico de una compañía del de otra? La respuesta es el color.

Y es que a través de un sistema de recubrimiento en la industria farmacéutica se ha conseguido no sólo proteger a los compuestos del medicamento, sino que han logrado implementar películas de color que permiten darle vivacidad y personalidad en el mercado, volviéndolos más fáciles de identificar para las personas del común; pero, ¿son sólo para diferenciar una tableta de otra con la misma forma, o existe algún otro motivo? La verdad es que sí y a continuación se lo mencionaremos.

¿Por qué hay variedad de colores?

Cuando una persona tiene un problema médico que requiere de la intervención de un medicamento, normalmente se dirige a la farmacia más cercana y pregunta por un fármaco que le ayude; el dependiente de la tienda le presentará diversas opciones que en general le sirven para lo mismo, sin embargo, tienen diferencias sustanciales que permiten que una de las opciones destaque sobre las demás: su apariencia.

La industria farmacéutica es consciente de esto, e implementa, como parte de su estrategia comercial, una especie de «efecto placebo» en donde el aspecto, el color y hasta el nombre del fármaco influyen en la decisión de compra e incluso en la adherencia al tratamiento; esto se debe a que, si para el cerebro, lo que está viendo le agrada y le da seguridad, probablemente libere neurotransmisores que permitan potenciar los resultados de la medicina.

En diversos estudios se ha demostrado que el color del recubrimiento en la industria farmacéutica influye en la elección del medicamento por parte de los consumidores, quienes se decantan más por aquellos rojos o rosados, asocian el amarillo, blanco y azul a un sabor amargo; y los tonos pastel a una sensación dulce. Y es que al igual que con cualquier platillo, la medicación también es consumida primero por los ojos y si no se consigue una buena impresión en el consumidor, rechazará totalmente el tratamiento, especialmente cuando se trata de niños o adultos muy exigentes.

Ejemplos del uso de los colores

A través de los sistemas de revestimiento farmacéutico es posible obtener diferentes tonalidades en función de lo que se espera que proyecte el medicamento, a continuación, mencionaremos algunos ejemplos del uso de los colores:

  • Antidepresivos: El color amarillo es la opción ideal, ya que además de proyectar un color llamativo, psicológicamente transmite alegría y sensaciones positivas, por lo que potencia los efectos antidepresivos y es más escogido por los consumidores.
  • Ansiolíticos: Siguiendo por la línea del tratamiento de enfermedades mentales, los medicamentos blancos y azules reducen considerablemente la ansiedad, por lo que son empleados en estos fármacos.
  • Antiácidos: El color blanco también representa pureza y tranquilidad, por lo que en el consumidor se crea la imagen de que este medicamento ayudará a combatir el ácido del estómago; además, recuerda a la leche, un remedio casero que se usa popularmente para curar esta condición.
  • Estimulantes: Aquellos medicamentos que buscan dar una dosis de energía en el consumidor utilizan el color rojo para denotar pasión y estimulación.
  • Combinar colores: El rojo y el blanco son las combinaciones más típicas porque denota profesionalismo y efectividad; por otra parte, el morado y el azul representa feminidad y son empleados para medicamentos destinados a las mujeres.

Igualmente, el sistema de recubrimiento estético cumple un papel fundamental en la aceptación de la medicina por parte de los infantes, quienes usualmente tienden a rechazar los tratamientos que tengan algo que ver con fármacos; no sólo se van a implementar colores vivos y que recuerden a las golosinas, sino que también se encapsuló el sabor y el olor para hacerlos más atractivos para este público, además de la inscripción de un muñeco o algún nombre que no les suene a medicina.

Como ve, el papel del color del recubrimiento en la industria farmacéutica va más allá de simplemente diferenciarse en el mercado sino que supone una ventaja enorme para la efectividad de un medicamento; por eso, lo invitamos a que recurra a esta estrategia de la mano de EasyCoat al llamarnos a los teléfonos que encuentra en la zona de contacto o escribiéndonos en el formulario que encuentra en esta misma sección.