Cuando se discute la implementación de un recubrimiento de comprimidos en los fármacos es común que surja inmediatamente una pregunta clave: ¿es funcional? Y es que los investigadores, técnicos y ejecutivos han invertido muchas horas de su tiempo en crear una mezcla de polímeros y químicos con el fin de tener un medicamento que logre inhibir una función del organismo o ayudar a atacar una bacteria o virus que amenaza la integridad del cuerpo como para que una última decisión eche todo a perder y la pastilla ya no cumpla con el objetivo por el que fue creada.

Y es que es común que se piense que estos elementos sólo hacen parte del sistema de recubrimiento estético del fármaco, es decir, colocarle un color agradable que responda a las tendencias del mercado y permita posicionar la tableta en el público objetivo; y aunque efectivamente corresponde a una de las funciones principales de este complemento, no es lo único que realiza y tiene un componente práctico que mejora el esfuerzo de sus empleados y convierte su medicamento en una opción ideal para sus usuarios.

Es aquí donde entra en juego el concepto de «recubrimiento para tabletas funcional» como una película que agrega características al fármaco que los componentes del núcleo activo no poseen, todo esto sin llegar a alterar las funciones iniciales por las que fue creado. Algunas de las funcionalidades principales incluyen: defensa, liberación, mejora de rendimiento, entre otras.

¿Por qué usar el recubrimiento de comprimidos?

Hacer que un componente indispensable dentro de la fórmula cambie su sabor, olor o color sin alterar su composición inicial es muy complejo, en cuanto se intente modificar directamente va a actuar de manera diferente en el organismo y su conexión con el resto de elementos será débil, lo que ocasionará un efecto terapéutico menos eficaz, de esta forma, agregar una capa externa que recubre el medicamento y sólo actúe mientras está en contacto con los sentidos más importantes es la solución perfecta.

Implementarlo le traerá los siguientes beneficios a su medicamento:

Protección de las condiciones ambientales

El ambiente es uno de los peores enemigos de los componentes químicos, ya que hay muchos elementos a su alrededor que podrán interactuar con ellos y alterar su composición. Dejar una pastilla sin el adecuado recubrimiento por demasiado tiempo expuesta a diversas reacciones va a provocar alteraciones en el efecto terapéutico.

Algunas de las más comunes son la contaminación por bacterias que se alimentan de los componentes base del comprimido, humedad que inhibe las relaciones entre los elementos y hagan de su ingesta un peligro para el usuario y los rayos del sol que destruirán los enlaces.

Para evitar estos problemas es necesario implementar una capa protectora que impida que los agentes ataquen los componentes internos y permita mantener por el mayor tiempo posible la integridad del núcleo del fármaco, desde el momento en el que es embalada, distribuida y puesta en venta hasta que es consumida por el usuario final.

Enmascara el olor y sabor

Sabemos que en términos generales es una función meramente estética, pero hay que reconocer que un fármaco que huela mal o tenga un sabor desagradable no cumplirá su labor, pues o no será consumido o en cuanto interactúe con las papilas gustativas va a ser escupido o regurgitado. Para evitar que esto suceda, se aplica una capa protectora que enmascara las propiedades de la pastilla, de forma que el usuario no lo perciba asqueroso y permita que ingrese al organismo.

Este método de enmascaramiento es muy útil en los medicamentos para niños ya que, entre menos edad, son más sensibles a ingerirlos, haciendo que el proceso terapéutico se vea perjudicado.

Liberación controlada

Algunos de los recubrimientos de comprimidos poseen una capa que protege los polímeros sensibles de los niveles de pH altos, con el fin de proteger los componentes internos del núcleo de los ácidos del estómago y prevenir una irritación gástrica; esto no se aplica en todos los medicamentos, sino sólo en aquellos que requieren de una liberación tardía o inmediata.

Eso depende de la biodisponibilidad deseada o del tipo de tratamiento terapéutico que se persigue; aquellos con una capa especializada se liberarán de manera tardía en el intestino, sin generar reflujo o principios de una gastritis; esto conseguirá que los resultados sean más eficaces y ocurran menos efectos secundarios pero el tiempo del efecto tenga un retraso mayor.

Marca

Un recubrimiento de comprimidos permite generar un tallado con el nombre o logo de la farmacéutica, de forma que logre colocarle una firma diferenciadora en el mercado sin necesidad de restar gramos a la fórmula.

Gracias a estas funcionalidades, el recubrimiento de comprimidos trae grandes beneficios para las farmacéuticas, si desea consultar por uno de los modelos que comercializamos en EasyCoat, sólo debe llamarnos a nuestras diferentes sedes en México o escribirnos su solicitud a través del formulario que encuentra en la sección de contacto del sitio web.