La historia del sistema de recubrimiento estético no es ni por mucho algo reciente en la era de la humanidad, en realidad nos referimos a un relato repleto de constante innovación del que se tienen los primeros registros en el antiguo Egipto; desde entonces, el camino de la producción y descubrimiento de nuevas técnicas para recubrir los fármacos ha evolucionado hasta el nivel en el que nos encontramos ahora y seguirá creciendo a medida que las necesidades humanas van surgiendo.

Breve historia

Determinar un año exacto del momento en el que los sistemas recubrimientos farmacéuticos comenzaron a implementarse en la medicina es muy complejo y básicamente imposible. Aunque, sí se puede brindar un panorama basado en los registros encontrados en las ruinas del antiguo Egipto aproximadamente en el siglo XI antes de nuestra era. Los papiros encontrados mencionan cómo los doctores egipcios usaban elementos como el pan, la grasa o la miel para facilitar el consumo de la medicina que preparaban a sus pacientes.

Aunque los ingredientes que se emplean han cambiado y algunos incluso son obra de la mano humana, el principio sigue siendo el mismo, mejorar la capacidad del medicamento de ser consumida por las personas y de paso mejorar su digestión, apariencia visual y camuflar sabores que en general resultan desagradables para las personas y en especial para los más pequeños. Más adelante en la antigua Grecia se han encontrado registros de médicos que recubrían sus medicamentos con capas finas de oro y plata para facilitar que se deslicen por la garganta y ofrecer una apariencia muy agradable.

Pero ese sistema de recubrir con minerales al medicamento, aunque eficaz para su consumo y comercialización, dificulta que el ingrediente activo se esparciera por el cuerpo ya que el oro y la plata no podían desintegrarse con tanta facilidad en el interior del organismo, por lo que debían hallarse nuevas maneras de recubrir los fármacos sin que el efecto terapéutico se viera perjudicado.

En ese sentido, las investigaciones recayeron en el siglo XIX, cuando en medio de la revolución industrial el farmacéutico estadounidense William Warner descubrió que al recubrir los fármacos con una fina capa de azúcar podía solucionar la necesidad de facilitar su consumo mientras encapsular el sabor de los químicos. Este tipo de recubrimiento de comprimidos se enfoca más en hacer que el medicamento pudiera ser tragado fácilmente por los consumidores pero no se enfoca en proteger el principio activo, por lo que aún tenía el problema de que rápidamente caducaron y no otorgaban el mismo efecto en el paciente.

Pasos de innovación

Los esfuerzos de Warner ayudaron a sentar las bases de una industria, la encargada de fabricar el sistema de recubrimiento estético perfecto que facilitara el consumo, promoviera una imagen en el mercado, ayudará a su absorción en el organismo y protegiera la composición de las condiciones ambientales. Gracias al ensayo y error de cientos de investigadores desde la época del imperio Egipto y la civilización Griega es que hoy en día podemos ofrecer diferentes modelos de revestimiento que cumplen diferentes funciones en el fármaco.

En la actualidad, contamos con equipos que nos permiten revestir un medicamento con un alto nivel de eficiencia energética y temporal además de asegurar calidad para las pastillas. Esta ruta de innovación aún no ha terminado, la lucha por encontrar materias primas cada vez más eficientes es el motor que impulsa a EasyCoat® en la búsqueda de nuevas oportunidades para los clientes que ponen su confianza en nosotros.

Nuestros esfuerzos se enfocan en encontrar materiales químicos y físicos que logren mejorar la eficiencia de la cobertura, encontrar nuevas tonalidades de color para brindar un mejor aspecto, agregar encapsuladores de sabor que permitan ocultar la sensación amarga de los compuestos activos del fármaco, brindar una protección más eficaz ante los diferentes agentes contaminantes, infecciosos y climáticos a los que se enfrentan las píldoras.

Si hemos llegado hasta donde estamos ahora es porque hemos sabido aprender de las experiencias de nuestros antepasados y dotamos a todo nuestro sistema de recubrimiento estético de la maquinaria más eficaz hasta el momento para poder fabricar y encontrar aquellos componentes que nos permitan mejorar las capacidades de las tres líneas de productos que poseemos en la actualidad.

Conoce nuestra innovación en el sistema de recubrimiento estético al llamar a nuestros asesores en los números que disponemos en la sección de contacto de nuestro sitio web de cada una de nuestras sedes en Guadalajara, Monterrey, Ciudad de México e Hidalgo o rellenar el formulario de contacto que encuentra en la misma zona para que un asesor se contacté con usted lo más pronto posible.